Sin categoría

El Indeporte y su “pelea” por mantener a los deportistas

Daniela se sorprende, su ceño se frunce y permanece sumida en sus pensamientos por unos segundos. Le dio a la Ciudad de México dos medallas de oro (una en 2014 y la segunda en 2015), además de un bronce en el 2012. Valor monetario total de sus triunfos: 37 mil 500 pesos; valor monetario real recibido: no tiene la menor idea.

Cuando le informamos que debió recibir esa cantidad del Instituto del Deporte de la Ciudad de México (Indeporte), por sus logros en Olimpiada Nacional, pasó de la extrañeza a la molestia.

—Nunca me dieron esa cantidad de dinero— reclamó.

El Indeporte fue creado en 2010 con la finalidad de proporcionar apoyos a los integrantes de los equipos representativos del entonces Distrito Federal. Dicho organismo cuenta con un presupuesto anual de 7 millones 500 mil pesos ($7’500,000.00), para el programa de “Estímulos Económicos a deportistas de la Ciudad de México”. Otorga becas desde 7 mil 500 pesos, hasta 15 mil pesos; únicamente para ganadores de Olimpiada, Paralimpiada o Nacional Juvenil de la CONADE.

Los documentos de dicha institución, en donde se encuentran los pormenores del programa de becas, mencionan que el deportista recibirá por diez meses un monto de 1,000 pesos, 800 pesos, o 600 pesos; dependiendo la medalla que haya ganado. Además de una remuneración en un pago único por el valor de la medalla: 5 mil pesos oro, 3 mil pesos plata y 1,500 pesos bronce.

Aunque ha brindado este beneficio a 3 mil 340 jóvenes, desde su creación, deja de  lado a todos aquellos que no consiguen una presea y compiten en su nombre. ¿Acaso ellos no realizan también una fuerte inversión económica para poder llevar a cabo su preparación física?  En el año 2016, sólo 460 deportistas fueron candidatos para el programa, de un total de 1,178 que representaron a la CDMX. Daniela fue un caso de éxito, y aún así no recibió completa su beca, pero ¿qué ocurre con los demás deportistas?

Emi parece ser alguien sin conflictos con otras personas, pero su semblante templado cambia cuando implica hablar sobre los organismos gubernamentales en tema de deporte. Consiguió dos preseas de bronce, pero comparando lo que le fue remunerado por el Indeporte con la inversión que sus padres hicieron a lo largo de tres años, el apoyo es prácticamente nulo.

Una cuenta rápida: Emiliano gastó aproximadamente durante tres años (tiempo que representó a la CDMX), 10 mil 800 pesos en transporte y alimentación; invirtió 13 mil 500 pesos en ropa deportiva y tenis. Un total de 24 mil 300 pesos. El Indeporte debió otorgarle 15 mil pesos por sus dos medallas, sin mencionar que un año se quedó fuera del podium.

Pero Emi sólo recibió 3 mil pesos por la medalla que obtuvo en 2012 y en su último año de Olimpiada Nacional, su entrenador decidió tomar su beca y la de sus compañeros para jubilarse.

— Dos años después de la olimpiada, me manda mensaje por Facebook diciéndome: “Hola, ya es tiempo de recoger su beca, pero la verdad quería tomarlo a su consideración, me voy a jubilar y quería usar ese dinero para mi jubilación”— declara el deportista.

Daniela y Emiliano lograron sustentar sus gastos para seguir practicando deporte a pesar de que no recibían el apoyo económico adecuado. Pero ¿Cuántas personas tienen la estabilidad económica para solventar un gasto como el que realizó Emiliano año con año? Habría que meditarlo pensando en un país con 53 millones 418 mil personas en situación de pobreza.

El Indeporte afirma que hace llegar la información referente al programa mediante la difusión a las asociaciones deportivas previo al periodo competitivo, así como a entrenadoras y entrenadores, padres y madres de familia y personas interesadas. Sin embargo, las caras sorprendidas de los deportistas ante los números que debían recibir, son muestra de la desinformación. Probablemente la información sí llegue antes a los entrenadores, y ésta sea la causa de que se den casos como el de Emi.

Otro problema que también presenta el programa es el tiempo que puede tardar el deportista en recibir el dinero. Diana sigue esperando la primera mensualidad de su medalla de oro que obtuvo hace medio año, siendo que ya debió haber recibido por lo menos tres pagos.

La atleta recuerda que ocurrió lo mismo con su medalla de bronce del año pasado:

— Tuvimos que otorgar nuestros datos a nuestra entrenadora y ya con base en eso nos daban nuestra tarjeta de débito, pero tuvimos que esperar unos tres meses a que nos depositaran el primer pago — afirma Diana. 

No debe olvidarse que en el deporte puede ocurrir cualquier cosa, puede dar la sorpresa un equipo débil ganándole al que va en la cima de la tabla, puede ganarse un partido en los últimos diez segundos y un deportista puede lastimarse sin haberlo planeado. Esto implica un gasto más en atención médica, cómo este pueden surgir otros más y aunque parecen insignificantes, se suman a la gran cuenta ¿Le alcanza con lo que puede otorgarle el Indeporte a lo largo de diez meses?

WhatsApp Image 2017-12-06 at 22.34.12.jpeg

 

Una solicitud de información le fue hecha al Indeporte en septiembre de 2017 con el no. de folio: 0315000043117. A la fecha no hemos recibido ninguna respuesta.