Los minutos finales de los últimos días

Las clases de 8 a 10 de la noche en la ibero son fines en sí mismos. Cuando se trata de la última hora del día, en la última semana de clases del semestre, la desesperación de los alumnos por escapar de Santa Fe se ve en mochilas cerradas, cuadernos vacíos y gente revisando hasta los posts más olvidados de Facebook, esos que a mediodía no ameritan ni un segundo de atención.

En los pasillos de arquitectura y diseño hay maquetas completas cargadas entre dos y restos de modelos en el suelo que ya no interesan a nadie. El característico frío del campus Santa Fe cala más a esta hora y, sobre todo, a estas alturas del semestre. Entre Ladrillos retrata en primera persona los minutos finales de los últimos días.

Veo una comunidad en reposo, en la fase final del día. Es el final del semestre, ya la tensión termina conforme pasan los días. Se puede ver cómo al inicio del día, en la mañana, todo mundo está muy rápido. La tensión se disuelve. Es una sensación como de nostalgia. Todo lo que no hiciste, los maestros que se van, los compañeros que probablemente no vas a ver. En la noche hay más estudiantes que trabajan, que apuestan por no tener clases los viernes, pero no creo que hay menos ilusión. Es un horario noctámbulo, más bohemio. La ibero se siente fría. Santa Fe es otro. Ya no hay nadie, todo mundo sale temprano porque viene a recoger calificaciones. Es clara la diferencia en cómo entra un alumno y cómo sale, hasta los hombros se ven relajados.

-Pablo, Comunicación Estratégica.

IMG_1227

No es tan culero estar aquí a esta hora porque evitas un tráfico tremendo para llegar a tu casa. Aunque tenga mucho sueño, aunque no esté poniendo atención, aunque tenga hambre y Capeltic esté cerrado, estoy evitando horas nalga en el tráfico. La última semana es triste. Tengo una melancolía cabrona. No me quiero salir de aquí, no me quiero parar de dónde estoy sentada. Estoy terminando los créditos de mi corto de titulación. Estoy agradeciendo a toda la gente que intervino en mi titulación. La ibero vacía da ansiedad, te sientes solo. Todo el mundo se quiere ir, pero es mi hora favorita porque no hay nadie y puedes pensar y trabajar.

– Paula, cine.

IMG_6459.jpg

Aunque ya no hay tanto ruido y me logro concentrar más creo que jodes mucho a tu cuerpo a final de semestre, porque no duermes nada. Y, como no tienes tiempo, comes muy mal y estás muy presionado todo el tiempo. Y en vez de que subas de peso, al contrario bajas y eso no me gusta. Hay un momento en el que terminas maltratando a tu cuerpo de una manera impresionante entre lo emocional y lo físico.

-Axel, Prende.

IMG_6460.jpg

Me choca tener sueño, estar desvelada y hoy me pasó algo horrible, que perdí mi autobús desde Puebla, y tuve que esperar a otro para llegar a mi presentación. Pero también me gusta saber que ya va a terminar pronto y que me voy a poder sentir libre. Es como mi ‘último jalón’. Pero algo que sí me pesa, más que estar aquí, es el tener que salir a esta hora y tener que ir a mi casa. Porque aunque no vivo tan lejos, sí es un buen tramo caminando y el salir al frío no es algo que me emocione en lo particular.

-Marlene, Prende.

IMG_1222