Más de tres salieron a las calles

Mariana Martínez
Roxana Aguilar

La noticia salió desde muy temprano. Estudiantes, periodistas padres, maestros y cineastas se vieron reflejados en las líneas e imágenes que se proyectaban en sus pantallas: tres estudiantes de cine fueron secuestrados, asesinados y disueltos en ácido. El mensaje era claro: pudo ser cualquiera de nosotros.

 

***

Con las nubes ensombreciendo la ciudad a las cuatro de la tarde y la ira de los manifestantes se marcaba el paso lento de los mexicanos que demandan justicia por la matanza de los tres estudiantes de cine de Guadalajara.

***

 

México se impactó desde la mañana del 23 de abril cuando la Fiscalía de Jalisco declaró que Jesús Daniel Díaz García, Marco Francisco García Ávalos y Javier Salomón Aceves Gastélum desaparecidos el pasado 19 de marzo, fueron asesinados a manos del cártel Jalisco Nueva Generación.

 

***

 

La convocatoria para salir a las calles la lanzó el activista Jesús Robles Maloof con el hashtag #NoSonTresSomosTodos. No hacía falta más que las fotografías de los tres estudiantes de 20 a 25 años, la hora: las cuatro de la tarde y el día: ese mismo, el martes.

***

 

A la cita acudieron más de 500 personas que se reunieron en el  Ángel de la Independencia, una hora antes, más de 2000 mil marcharon en Guadalajara.

  • Nos reunimos porque alguien tiene que levantar la voz

 

María del Carmen Lara, directora del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos,  fue uno de los maestros que se preocuparon por el bienestar de sus estudiantes, que decía exigir respuestas y que expresó frente a las cámaras la inconformidad que aqueja a la institución.

 

Los estudiantes gritaban que no eran provocadores y que no aceptarían encapuchados, mientras levantaban pancartas que decían “México no debe ser una película de horror” y declaraban a los medios que el ataque a estudiantes de cine era un claro ejemplo de que todas la clases sociales están viviendo el horror.

 

El 68 fue mencionado por los jóvenes que portaban playeras con figuras de culto al cine. Fue aquí donde se percibía el vínculo inmaculado entre la cruda realidad y el cine como espejo de una sociedad que ahora vive en incertidumbre por pensar que tú podrías ser el siguiente.

 

“Los enemigos no son los narcotraficantes, son sus socios y nos están matando” Resonaba un estruendoso lamento por parte de un joven que se adjudicaba rabia y dolor con la última desaparición de los estudiantes, mientras los indignados llegaban a la Secretaría de Gobernación. Las pancartas sobre el pavimento caliente de las 6 de la tarde también lloraban con los rostros de Javier, Daniel y Marco y la leyenda de No son 3, somos todos.

 

“No los necesitamos a ellos” señalaba una joven hacia la Secretaría de Gobernación, frente a la valla que bloqueaba el paso de los manifestantes, pero no detuvo el clamor de gente que cargaba con el pesar de las muchas otras injusticias en nuestro país. Temas como la violencia en Tamaulipas y la apatía de la ciudadanía en temas de seguridad e impunidad se formaron en las filas de exigencias de los mexicanos este 24 de abril.

 

“Si eres mujer, si eres periodista, si eres estudiante, nos matan”, decía una pancarta cargada por dos jóvenes, caminando sobre Reforma.