Deportes Opinión

Un sueño en el fondo del mar

El mundo del futbol ha registrado tragedias que cimbraron a sus seguidores. La caída del avión en el que murieron 23 personas y que trasladaba al Manchester United a Múnich en 1958, es recordada 61 años después.

Otra catástrofe más reciente fue el accidente aéreo del equipo brasileño Chapecoense en 2016. Mientras el conjunto se trasladaba a la final de la copa sudamericana, el avión cayó en las montañas en Colombia, muriendo 77 personas, incluyendo 19 jugadores. El caso más reciente es la desaparición del avión en el que viajaba el delantero argentino Emiliano Sala, en el Canal de la Mancha.

Tras una buena mitad de temporada, en cuanto a registros goleadores se refiere, el Nantes, club de la primera división francesa llegó a un acuerdo con el Cardiff City británico para traspasar al delantero. Emiliano viajó a la ciudad de Cardiff para firmar su contrato, y posteriormente regresó a Nantes para despedirse de sus compañeros de equipo.

El 21 de enero, Emiliano subió al avión para regresar a Cardiff con el piloto David Ibbotson. A las pocas horas la aeronave desapareció de los radares. Ese mismo día comenzó una búsqueda para atender lo sucedido, sin embargo es inútil, pues las condiciones del clima no permitieron un esfuerzo mayor de los equipos de rescate. Al día siguiente, un audio enviado desde el teléfono del jugador a uno de sus compañeros del Nantes se da a conocer. En una parte este Emiliano expresa: “estoy acá arriba de avión que parece que está por caer a pedazos”. El 24 de enero la búsqueda se suspende. La familia de Emiliano pide por medio de redes sociales ayuda para continuar la búsqueda.

En una nota del periódico Marca, escrita por Seba Crespo, se explica que varias figuras del futbol mundial se sumaron a la iniciativa lanzada por la familia. Según lo publicado, Kylian Mbappé, goleador de la liga francesa, fue quien donó la suma más grande: 30 mil euros. El 3 de febrero se localizó el avión en el fondo del Canal de la Mancha, a 67 metros de profundidad. Un día después se anunció que hay un cuerpo dentro del objeto. Los días siguientes los buzos tienen problemas para sacar el cadáver, por lo que la extracción se retrasa. Finalmente, el 7 de febrero el cuerpo es rescatado del avión. A las 11 de la noche, hora de Europa, se confirma que el fallecido es Emiliano Sala.

Existen varias teorías sobre el estado del avión y el porqué el jugador se subió a dicha aeronave. A pesar de todo lo sucedido, el Nantes quiere demandar al Cardiff por  no haber pagado los 17 millones de euros que supuso el traspaso.

Por respeto a las familias, los clubes deberían de dejar de hablar de dinero, ya que hay que recordar que únicamente se encontró un cuerpo en el avión, pero el otro pudo haberse perdido para siempre.

Jorge Gómez es un estudiante de Comunicación en la Universidad           Iberoamericana en la Ciudad de México.