Nacional Opinión Política Sociedad Violencia

El miedo a “ser” mujer

Mujer Maravilla

Vivimos en una era en la que los feminicidios están a la orden del día. Una más, una menos, ¿qué más da? La mujer es un peligro andante y constantemente se enfrenta a un destino desplegado de violencia y de todo tipo de abusos. Sobre todo en un país como México, las mujeres son culpables por el simple hecho de su anatomía.

“Eso le pasa por puta”, “no debes andar sola”, “ella solita lo provocó”, son expresiones tan comunes que nosotras mismas las creemos y nos regimos por ellas. Nuestra vida está decidida por los que nos rodean, irónicamente, enseñamos a las mujeres a cuidarse, no a que los hombres aprendan a tener valores y respeto por la otra persona.

El caso de Dafne, la menor que fue violada por un grupo de jóvenes en Veracruz, levantó polémica en todo el país, y peor aún: el caso de corrupción de un juez que protegió a uno de los integrantes diciendo que no había participado en un “acto sexual” ni que tenía la intención de “copular”, como el resto de sus amigos. El mismo sistema adentrado en injusticias, que al parecer, éstas son fáciles de resolver.

En un mundo en el que “ella bien que quería” o “estaba borracho” son excusas perfectas para justificar comportamientos violentos que alimentan el ego de algunos hombres incapaces de controlar su apetito sexual. Las mujeres acaban pagando el precio como mentirosas, exageradas, hipócritas e incitadoras. Su vida sexual, social y sentimental está determinada por traumas psicológicos, como en el caso de Dafne, y también acompañado de un silencio eterno e infernal ante el miedo impuesto por la sociedad de la que somos parte.

La libertad no es más que una falacia, se limita y con ella, nuestras decisiones ante la vida. La forma en que nos vestimos, hablamos, actuamos y pensamos no están determinadas por nosotras mismas.

Por eso mismo,  dejemos atrás ese miedo que tanto nos aferra a pensar que somos minoría y que nuestras oportunidades son limitadas. Hay que estar en constante crecimiento y desarrollo para motivar a hombres y mujeres a que se unan por una simple causa: el derecho a ser mujer. 

María Galland busca rescatar historias y darles una voz. Sígueme en: instagram / twitter