Ciencia Internacional

Sin globito sí hay fiesta

La vasectomía y el condón podrían dejar de ser los únicos métodos anticonceptivos para hombres, pues desde hace cuatro décadas el bioingeniero de origen indio, Sajoy K. Guha, busca comercializar el Reversible Inhibition of Sperm Under Guidance (RISUG), una técnica que funciona inyectando un hidrogel en los conductos deferentes del escroto evitando el paso de espermatozoides.

El gel está compuesto por cargas eléctricas positivas encargadas de matar las cabezas y las colas de los espermatozoides que tiene una carga negativa. El RISUG es un método no hormonal, su aplicación tarda 15 minutos, su efectividad es de 98 por ciento, tiene una duración de 10 años y es reversible a través de una inyección que diluye el producto. Además, el proceso permite que los hombres puedan eyacular y tener orgasmos.

Desde 2003, este avance científico se encuentra en el periodo tres, una fase antes de que la licencia sanitaria sea aprobada para que el producto pueda salir a la venta. Dicho método resulta una amenaza para la industria farmacéutica india debido a que es no sólo efectivo, sino económico y de larga duración.

Captura de pantalla 2019-03-21 a la(s) 14.29.53.png

Gudha optó por colaborar con la Parsemus Foundation, una fundación sin fines de lucro localizada en Berkley, California, que se encuentra trabajando en su propia versión del RISUG, pero está vez llamada Vasalgel. Esta alternativa busca ser comercializada en el año 2020.

Los primeros experimentos del Vasalgel se llevaron a cabo en monos, los cuales tuvieron sexo con 15 hembras fértiles. Ninguna de ellas se embarazó. Las siguientes pruebas se hicieron en 320 hombres entre los 18 y 45 años y sólo cuatro mujeres resultaron embarazadas, concluyendo así que la taza de error es del 1.57 por ciento.

A pesar de que sigue sin ser comercializado, los posibles usuarios deben tener en cuenta que no es un método de barrera por lo que no protege contra enfermedades de transmisión sexual.