Cultura y Arte Espectáculos Opinión Reseña

Friends celebró sus 25 años en la Warner House en México

En la segunda edición de la Warner House en México, alrededor de cien mil personas visitaron los sets dedicados a la serie estadounidense Friends para celebrar el 25 aniversario de ésta.

Ahí, quienes reservaron su lugar desde que se anunció el evento hace más de un mes tuvieron la oportunidad de visitar el departamento de Monica, el de Joey y Chandler, tomarse una foto con todo y las sombrillas en la famosa fuente que aparece en la cortinilla del programa (la cual, cabe mencionar, realmente no existe en Nueva York), y finalmente visitar el café donde el grupo de amigos se juntaba episodio tras episodio, Central Perk.

Siendo una de los programas más famosos en la historia de la televisión, sumando más de 20 millones de espectadores en cada una de sus diez temporadas al momento de su transmisión, estaba claro que el evento estaría a su máxima capacidad. Aun así, las grandes filas no parecían desalentar a los fanáticos que buscaban recrear sus escenas favoritas.

Nuestra primera parada fue el departamento de Mónica. Aquí, además de poderse tomar una fotografía en el pequeño y colorido comedor, en donde tantas veces se vió al grupo festejar el Día de Acción de Gracias, la gente podía tomar prestados vestidos blancos, para así replicar la toma en la que Monica, Rachel y Phoebe se sientan, todas vestidas de novia, a ver la televisión.

Mientras esperábamos nuestro turno para pasar al hogar de Joey y Chandler, el personal constantemente se encontraba dando órdenes, puesto que la gran cantidad de asistentes hacía que la fila una y otra vez se desorganizara. Este fue quizás el cuarto que más decepción causó a quienes fuimos ese día; la recreación solamente consistía de un sillón y una pequeña mesa de fútbol. Lo demás era solamente fotografías en las paredes. Además, la máscara del pavo con lentes que Monica utiliza en la serie y que se dijo los fanáticos podrían utilizar en la Warner House no estaba disponible (platicamos con gente que fue en días anteriores, y ellos sí pudieron bailar con la máscara puesta).

Por último, visitamos la famosa cafetería Central Perk. A pesar de que estaba bastante concurrida y hasta daba un poco de calor por la cantidad de gente, era quizás el escenario mejor armado de la Warner House. La gente podía sentarse en el famoso sillón y posar para una fotografía tomando un café o leyendo una revista, tomar una guitarra, cantar y fingir saberse los acordes de alguna canción de Phoebe Buffay (“Smelly Cat”, en su gran mayoría), e incluso pararse detrás del mostrador desde donde tantas veces vimos en la serie a Gunther mirar enamoradamente perdido a Rachel.

Tras 40 minutos de que la Warner House abriera sus puertas, el personal pidió que los asistentes se retiraran para dar espacio al siguiente turno, motivo por el cual no tuvimos la oportunidad de pasar a la fuente por una fotografía. Si bien la gran mayoría del tiempo se iba en hacer filas, y una vez entrando a los sets había que apurarse lo más posible, quienes adoran esta serie, al punto de andar por la vida diciendo las frases célebres de los personajes, disfrutaron la oportunidad de recrear sus momentos favoritos.

A %d blogueros les gusta esto: