Entrevista Especiales Espectáculos LGBTTTI+ Lo Último movimiento Vida Nocturna

Mi otro yo

Electra Walpurgis es una Drag Queen con apenas 22 años de edad busca trascender en el mercado LGBT+ a pesar de los obstáculos personales y económicos.

En tierras chiapanecas nació Juan Carlos Corzo Ruiz. Desde muy pequeño descubrió su pasión por el teatro y poco a poco su verdadera identidad de género. “Primeramente me declaré homosexual y tuve muchos problemas en la escuela. También mis papás me presionaron al comienzo porque ellos son Testigos de Jehová”, dijo Electra.

Con ganas de salir del ambiente discriminatorio que vivía en Tuxtla Gutiérrez, capital del estado, se mudó a Xalapa, Veracruz con tan solo 17 años. Una vez instalado, empezó a estudiar teatro en la Universidad Veracruzana. Durante los siguientes tres años conoció una Drag Queen, artistas que cantan y describen a una persona disfrazada de mujer que interpreta roles exagerados. “Cuando tuve la oportunidad de conocerla en Xalapa me llamó mucho la atención. Me despertó la curiosidad de ponerme ropa de mujer, pero no me gustaba ponerme peluca”, contó.

Foto: Carlos Toro

A raíz de este episodio, se interesó cada vez más en el mundo del Drag Queen por lo que decidió a participar en competencias en el Estado de México y la Ciudad de México. A pesar de la tensa relación que mantenía con su familia, nunca dudó en perseguir sus gustos e inquietudes: “Nunca pensé en mi familia a la hora de tomar esta decisión. No mantengo una relación cercana pero mis papás han respetado mis preferencias y mis acciones. Actualmente su madre le apoya con una modesta ayuda económica para sus participaciones como Drag en distintas ciudades de la zona metropolitana, como también, para continuar con sus estudios.

La apertura hacia la comunidad LGBT+ en México permanece hostil en muchos rincones del interior de la república. En 2017, seis sicarios llegaron a La Madame, un bar gay de Xalapa donde dispararon contra todos los asistentes y acabó con la vida de siete personas. Electra aseguró que “a diferencia de la capital donde existen un ambiente más tolerante, en provincia tenemos que seguir aguantando las burlas y la discriminación de cada persona que te encuentras en la calles”.

Foto: Miguel Ángel

Sin embargo, esto no fue un obstáculo para que el gerente de Queens Club, otro bar LGBT+ en Xalapa le ofreciera una presentación como Drag Queen. En ese momento escogió a Electra Walpurgis como su seudónimo, inspirado en el álbum Electra Heart de la artista galesa Marine and Diamonds y un personaje de un de anime llamado Walpurgis (palabra alemana que significa bruja, en representación al empoderamiento femenino). “Me acuerdo de mi primera presentación que fue horrible. Fue muy complicado lograr la aceptación de los espectadores, incluso de la comunidad LGBT+. El mercado Drag en provincia básicamente no existe”.

Electra Walpurgis se considera como «la precursora del Drag Queen en Xalapa. Gracias al apoyo de Eduardo, gerente de Queens siguió realizando shows donde consiguió finalmente establecer un nicho de mercado. “A medida que pasaba el tiempo, logré que un sector consumiera el Drag. De hecho hemos podido actuar en bares heterosexuales lo que me causa una gran satisfacción. Aunque sea un tabú les encanta. No sé por qué lo consumen”, dijo Electra.

Foto: Ares Vid

Tras tres años de estar inmerso en el mundo Drag creó una plataforma donde 16 compañeras han participado en distintos bares de Xalapa. Para ella, “ser Drag comunica más allá de performance de la manera artística. Tienes que cantar, bailar y carácter para dedicarte a esto.” Electra descubrió que quiere actuar a tiempo completo en una industria complicada y costosa, ya que cada show de cuatro minutos cobra alrededor de 800 pesos.

El nuevo alter ego de Electra Walpurgis le dio un sentido a la vida Juan Carlos, aunque está consciente que «ambos yo» deben de tener una línea de separación. “Cuando soy Drag no meto lo sentimental. Algunas personas se me han insinuado pero quiero que vean a Electra Walpurgis como algo artístico y no como un objeto de deseo. Electra no tiene sexualidad. Además mantener una relación travesti está muy descalificado en Xalapa. Alguna vez intenté una relación pero no funcionó al considerarme muy femenino. Incluso para ellos es muy difícil aceptarme”, comentó.

Foto: Chez Negrete

Una vez que concluya la carrera universitaria, la joven Electra buscará ampliar un mercado más tolerante al mundo Drag Queen donde todos puedan disfrutar de este espectáculo. Actualmente trabaja en una agencia de modelos, mientras de manera independiente continúa con sus proyectos personales. “Quiero dedicarme a esto el resto de mi vida. Busco que más chicas como yo tengan la oportunidad de meterse a esta industria”, dijo.

A %d blogueros les gusta esto: