Política

¿Influencers buena onda para candidatos?

En los últimos años, se ha visto crecer en México la cultura de los likes y los influencers de manera acelerada. Como sociedad les hemos dado un puesto importante como líderes de opinión, recurriendo a ellos para obtener recomendaciones, información o simplemente porque nos gusta su estilo de vida. Son aspiracionales.

La farándula en la política

Es por esto que era tan solo cuestión de tiempo para que llegaran a la política. Ya se ha visto antes que partidos políticos elijan a personajes del mundo de la farándula o del deporte, como el caso de Cuauhtémoc Blanco, actual gobernador de Morelos. 

Cuauhtémoc Blanco, de futbolista a gobernador.
Foto sacada de Infobae

Sin embargo, a pesar de que muchos partidos políticos siguen apostando por los personajes que ya son conocidos gracias a la televisión, como el luchador Máscara Sagrada, la cantante Paquita la del Barrio o el conductor Alfredo Adame. Pronto, algunos comenzarán a hacerlo con influencers nacidos en redes sociales. Como los medios de comunicación, la política continuamente apela a las emociones de la ciudadanía.

Fenómeno Mariana Rodríguez y TikTok

Citando a Fernando Bustos en su artículo Lo que el fenómeno Mariana Rodríguez explica de la política mexicana actual en The Washington Post, este es apenas el comienzo de un juego político que busca atraer al electorado por medio de nuevos canales de comunicación. Como señaló Alex González en Rest of World, ya vienen los influencers políticos. 

En TikTok hay jóvenes con más de 100 mil seguidores hablando de política y que se han hecho de fans a partir de sus opiniones. Son figuras potenciales para los partidos ya que operan dentro de plataformas que cuentan con más de 23 millones de usuarios en el país. De estos, la mitad son menores de 24 años.

Es claro que hay problemas éticos preocupantes alrededor de los influencers. Por ejemplo, la capacidad de reproducir fake news y hablar superficialmente o sin la suficiente información sobre diferentes temas. Sin embargo, su poder mediático no va a desaparecer mientras no seamos capaces de renunciar a las lógicas del espectáculo y el culto a la celebridad.

Tomemos como ejemplo el caso de Mariana Rodríguez. Ha ayudado a su esposo Samuel García, gobernador de Nuevo León por el partido Movimento Ciudadano, a alcanzar grandes porcentajes de aceptación y simpatizantes a través de sus redes sociales. En Instagram, cuenta con más de 1.5 millones de seguidores a sus 33 años de edad. 

Samuel se ha convertido en un producto más a promocionar. Es ella la que tiene el poder de convocatoria real. Rodríguez se ha convertido en el centro y rostro de un movimiento político en ese estado. No solo está en Internet, sino que da el brinco a la realidad.

Palazuelos para candidato de Movimiento Ciudadano

Roberto Palazuelos para MC

El caso más reciente, también por parte de Movimiento Ciudadano, es el de admitir el registro como precandidato para la gubernatura del estado de Quintana Roo al polémico actor, empresario hotelero e influencer Roberto Palazuelos. 

¿Será esta la nueva estrategia de los partidos políticos? De Movimiento Ciudadano ya lo es. Lanzarán de nuevo a otro influencer buena ondita bajo la frase “el partido no postula políticos, sino ciudadanos”, con la esperanza de que la gente vote por él.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: